Manifiesto de urbanidad falsable

*

Partimos de que el arte es un lenguaje y para entenderlo hay que llevar a cabo un proceso de comprensión empírico, como en toda forma de comunicación.



El derroche - o ausencia - que hace la época contemporánea del tiempo se ve reflejada en el mundo artístico,  quien piense que el arte no tiene mucho que decir no ve con perspectiva el ridículo que no comprende, no es más que un reflejo de la situación humana actual. Triste víctima, una más.

Instrucciones para el usuario.

Crear una obra en un santiamén y edulcorar con prosa para entendidos, valorar más la idea que la obra en sí cuando ambas deben poseer un alto valor (o procurar que lo tengan)  Ideas a su vez  reflejo de nuestro momento, agujero negro que consume todo y anula la artesanía en la elaboración artística. Inclusive la artesanía prosaica, textos y más textos para obras que no hablan por sí solas y necesitan el disfraz de unos versos que podemos encontrar una y otra vez con justificaciones en muchas ocasiones solubles - sin pretenderlo - absurdas y buscadas con posterioridad. -Si es el caso- salga del armario y comunique que está llevando a cabo una interpretación de sus sueños.



Un arma sin empuñadura provista de dos cañones, un orificio la búsqueda de nuevas formas de expresión enmascarando lo modesto de los resultados físicos y tangibles, sumado a la obligación impuesta por el Varieté de personas que creen una obligación explicar una obra. ¿Siempre? Esto puede restarle libertad a la misma,  no pongamos muletas a la materia si sabe andar. ¿Qué dejamos en manos del imaginario que posee el espectador inteligente? ¿O acaso la obra no es capaz de hablar por sí misma, de aquello que quiere hablar el artista? Por otra parte los creadores que llevan un ancla más grande que la vela, que no son capaces de mostrar ningún tipo de sentimiento más allá de la palabra bonito, opto por vetar este adjetivo, es una súplica.

 


Pero el arte "contemporáneo" está muerto.




*


Página sujeta a posibles modificaciones, por supuesto. 
Las que ustedes deseen, les invito a ello.




*